Psicología, terapia sexual y de pareja

PSICOLOGÍA

La psicología surge en los tiempos de Aristóteles y Platón, junto con la filosofía y la ciencia, en un principio se relacionaba más que con el alma que con la psique (pensamiento).

A lo largo de su historia se ha encontrado con gran cantidad de corrientes y transformaciones, que la han hecho evolucionar y la han convertido en la ciencia que hoy conocemos.

En nuestro centro trabajamos en su mayoría con la Psicología Clínica a través de la Terapia Cognitivo Conductual, investigando las diferentes causas que hacen que la persona se sienta mal y no pueda superar el problema sin la ayuda de una persona profesional, ya que las herramientas del pasado han fallado.

En Alivia te escucharemos, evaluaremos tu situación y aplicaremos las mejores técnicas para volver a recuperar el timón de tu vida.

Con la terapia resolvemos la situación presente y evitamos que los nuevos conflictos del futuro puedan entorpecer tu camino de nuevo, de forma que nuestras destrezas formen parte de tu vida.

¿Que tratamos?

  • Depresión: Trastorno del estado de ánimo. Cuando padecemos depresión tenemos la sensación de que no podemos más, que hay algo que nos puede y no nos deja avanzar. Sentimos ganas de llorar, de no hacer nada y ese estado se va convirtiendo en un bucle de actuación, que no podemos frenar.

  • Ansiedad:

    • Ansiedad Generalizada:

    • Fobias: Temor claro y persistente de una forma excesiva e irracional, ante una situación concreta o estímulo específico. Provocando un miedo desproporcionado, acompañado de cierto malestar físico (temblores, mareos, sudoración, palpitaciones, etc.).

    • Trastorno por Estrés Postraumático: Sucede tras experimentar un hecho traumático, condicionando su vida a partir de ese suceso. Nuestro cuerpo siente una respuesta anormal en torno a un elemento que antes era irrelevante.

    • Trastorno Obsesivo-Compulsivo: Lo dividimos en dos: obsesiones y pulsiones. Las obsesiones se calman con pulsiones.

      • Una obsesión es un pensamiento, sensación o acción, que resulta desagradable.

      • Una pulsión es una conducta sin sentido aparente que hace que se elimine esa obsesión.

  • Hipocondría: Miedo constante a padecer una enfermedad. Revisión del cuerpo de forma continua, en busca de síntomas que se interpretan de una forma dramática, acudiendo constantemente a centro hospitalarios.

  • Baja Autoestima: valoración que un@ hace de sí mism@, y se traduce en un sentimiento y una actitud de aprecio o desprecio.

  • Falta de habilidades sociales: Vivimos en un mundo social, donde las relaciones interpersonales son de gran transcendencia. Somos conscientes que tener buenas habilidades sociales nos llena de satisfacción y provoca en las personas mayor bienestar. Pero no todas las personas sabemos llevarlo a cabo y podemos sentir malestar al notar rechazo de otras personas de una forma constante.

  • Problemas de toma de decisiones: Cuando tenemos que tomar una decisión actuamos en función a aquello que mejor nos ha servido en el pasado. Pero en muchas ocasiones somos conscientes que nuestra manera de hacerlo no nos resulta efectiva y por ello erramos continuamente.

  • Trastornos de alimentación: Sensación de perder el control ante un estímulo, en este caso la comida. Esta pérdida de control es abordada por las personas de forma inadecuada, realizando conductas incompatibles con la vida. Nos encontramos con un trastorno que puede acabar con la vida de una persona, si no disponemos de un buen tratamiento.

  • Dependencia emocional: “Enganche”, adicción hacia el afecto de otra persona, soportando incluso relaciones tóxicas, y entrando en una espiral de “necesitar” a la otra persona.

TERAPIA SEXUAL

La sexualidad es una dimensión más de nuestro bienestar y de nuestra salud. Forma parte de nuestra vida. La sexualidad nos permite, además de reproducirnos, comunicarnos, vincularnos y obtener placer, ya sea solas o solos o en compañía. En ocasiones, los miedos, las dudas, las creencias, o las inseguridades convierten nuestras prácticas sexuales en un problema que nos afecta a la hora de tener intimidad.

Poder hablar todos estos temas y abordar las dificultades que tenemos en consulta nos permitirá aprender a disfrutar de la erótica y del placer.

Por ello, desde nuestra área de sexualidad, podemos acompañarte para entender la causa de tu malestar y ponerle solución.

¿Qué tratamos?

  • Vaginismo o dispareunia: Dolor o dificultad en la penetración vaginal: el coito puede ser una técnica muy placentera pero en ocasiones, debido a los nervios, el pudor o las dudas se puede convertir en una experiencia desagradable o indeseable.

  • Eyaculación precoz o eyaculación retardada: Eyaculo antes de lo que deseo o no consigo eyacular: muchos de los conflictos que se presentan a la hora de mantener relaciones sexuales se desarrollan en torno a los tiempos de la eyaculación masculina. Vivir esta experiencia con placer y de forma natural es uno de los objetivos principales, liberando esta práctica de obsesiones, tiempos y dificultades.

  • Anorgasmia: No logro alcanzar el orgasmo: el orgasmo puede formar parte de una relación sexual, resultándonos muy agradable y placentero. No lograrlo da lugar a frustración o enfado que se instala entre la pareja evitando que disfruten de la intimidad.

  • Disfunción erectiva: Perdida de la erección: la ansiedad, el miedo al fracaso o los nervios pueden hacer que durante la relación sexual se pierda la erección. Este suceso puede hacer sentir malestar a la persona e incapacidad para disfrutar en un contacto sexual.

  • Falta de deseo: este problema se presenta como uno de los más comunes entre parejas. La rutina, los problemas del día a día, el hastío o la falta de placer son uno de los motivos más habituales para disminuir la frecuencia en nuestros encuentros sexuales.

TERAPIA DE PAREJA

La pareja es un conjunto de dos personas que comparte una relación afectiva. La sociedad invita a que a través de los años dicha pareja se vaya adaptando a las diferentes etapas marcadas por nuestra cultura, de forma que en este camino las personas pueden distanciarse.

Es importante construir relaciones sanas y positivas, donde el cuidado, el apoyo mutuo y la empatía permitan superar los conflictos que surgen en el día a día.

La terapia de pareja ayuda a identificar en que momento de la relación ha surgido el problema en que se ha planteado un cambio. La manera de resolver dicho problema y la forma de que cada una de las partes se encuentre bien, ya sea en conjunción o por separado.

Para ello establecemos técnicas y actividades variadas que se centran en cada una de las demandas de la pareja:

  • Falta de comunicación

  • Infidelidades

  • Discusiones continúas o desmesuradas

  • Celos y desconfianza

  • Insatisfacción sexual

  • Problemas de compromiso

  • Dificultades con las familias mutuas

  • Falta de relaciones íntimas

  • Etc.

TERAPIA FAMILIAR

La familia es importante en nuestra vida. Está en constante cambio y no siempre conseguimos adaptarnos a las nuevas dificultades o necesidades que van surgiendo. Resulta importante poder desarrollar un clima adecuado de comunicación y bienestar que permita a cada una de las personas que forman parte ser felices y disfrutar de vivir acompañados y acompañadas.

Creemos en la estabilidad y el desarrollo personal dentro de la familia, sea como sea esta, y para ello ayudamos a fomentar la calidad de las relaciones familiares.

Para ello en nuestra área de familia os ofrecemos la posibilidad de asesoraros y orientaros en los momentos vitales que necesitéis.

Algunos ejemplos:

  • Nacimiento de un nuevo hijo o hija

  • Proceso de divorcio

  • Dificultades en la adolescencia

  • Consumo de alcohol u otras sustancias por parte de algún miembro.

  • Adopción.

  • Nuevos tipos de familia

  • Marcha de casa de los hijos o hijas

  • Absentismo escolar

  • Dificultades en la comunicación familiar (límites y pautas educativas)